sábado, 25 de febrero de 2017

DESCONGESTION


Puf, cuando uno no ha estado en casa por voluntad propia,
las paredes se le echan encima,
la cabeza se le comprime,
la tele, canal, canal, canal, nada, NADA,
aire, falta aire,
y acudes aquí a por letras, a por palabras, a por frases,
a echar y expulsar flemas existenciales, rutinas reprochables,
interiores compungidos,
asombros inquietantemente estúpidos,
bienestares en mal estado,
tonterías, insolencias, gracias, inteligencias y más tonterías
y aquí estás,
ni como un idiota, ni como un campeón,
aquí estás tú, y sólo TU....
y YA te vas relajando o no lo sabes,
o llega la cena y algo es algo,
es mucho tener comida, buena comida,
y disfrutar de ella,
cuando el cuerpo pide aire, aire y
DESCONGESTIÓN.

viernes, 24 de febrero de 2017

PATRIA


Una de las cosas que la gran novela "Patria", de Fernando Aramburu, que es el hombre más inteligente que haya vivido nunca en San Sebastián, nos enseña, es algo de lo que ya nos había dado luz en su libro, "Años lentos":

Los vascos, hablemos euskera o no lo hablemos, hablamos MAL el castellano; y es que resulta que los vascos utilizamos los verbos castellanos en su forma condicional, cuando lo correcto sería el pretérito imperfecto del subjuntivo. Lo cual es un claro ejemplo de lo fascistas que somos todos los amantes del euskera.
Por otra parte es claro que nuestra patria ha sido un claro exponente de fastización de una sociedad cerrada. Pero TODO el país vasco. Es normal que haya que irse a Alemania.

Aramburu, a algunos de los que hablamos euskera y a los que hemos sufrido lo de ETA tanto como tú, aunque no le hayamos apoyado muchos en las urnas ni en herriko tabernas, el tema nos salpica todavía. ETA empezó a ser operativa en el año 1961 y cesó su terrorismo (porque es terrorismo y eso sí que es verdad) en el año 2011, como sabrás. La alegría que nos dio a casi todos el FIN de ETA, seguro que para ti no es significativa.
Y si vengo diciendo esto es por una cosa básica: ¿Cómo te atreves a hacer ficción con un tema tan horrorosamente real que ha terminado hace cinco años y pico?. Cinco años contra cuarenta de mi vida, en las que tuve que vivir con esa organización que nunca debió de haber existido y que fue terrorífica.

Me dirás que también se hace ficción de la segunda guerra mundial y la guerra civil. Pero no creo que si yo fuera judío en el año 1949, o hubiese sido engañado por los nazis y les hubiera votado, con un cargo de conciencia terrible en ese 49, no creo, insisto, que me hiciera (según Aramburu yo aquí diría "haría", pues como buen vasco conjugo mal los verbos) ninguna gracia que, en caliente (porque cinco años contra cuarenta es muy caliente y en el caso de la segunda guerra mundial, cuatro años contra seis en los que se produjo una de las masacres más terroríficas de la historia de la humanidad, es también tan caliente que arde), alguien hiciese una novela sobre ESA situación. Por eso no puedo leerte y lo que sé sobre tu novela me lo dicen sabios críticos. Y no puedo leerte una novela sobre semejante situación, la hayas hecho desde el punto de vista del que la hayas hecho. Desde el punto de vista de las víctimas, los verdugos, los que estuvimos en el medio, desde los que odian todo lo vasco (sobre todo el euskera, de lo que seguro que habrás hablado) o desde cualquier punto de vista.

Pero sobre todo no puedo leerte porque como enfermo mental, conjugo los verbos españoles en paranoia delirante, he ingresado más de diez veces en psiquiatricos y soy un inútil. Además de haber escrito esto porque duermo maravillosamente.
No como tú, que eres un hombre tan extraordinario.

¿Resentido y orgulloso? En ese tema Sí. Mucho. Muchísimo.

Por una razón básica: Me parece gravísimo vender por medio del dolor de TODOS. Me has leído bien, todos. Porque como en todo conflicto violento aquí no ha habido ni vencedores ni vencidos. Aquí ha habido mucho DOLOR. Demasiado. Cuando en tu libro "Las letras entornadas" hablabas de la violencia con la "excusa" de la violencia, ASÍ, en GENERAL, me parece que ese es un planteamiento demasiado reduccionista de lo que ha pasado AQUI, que tú viviste hasta el 85 y viste desde Alemania desde entonces.
Y te lo digo ahora y no en septiembre del año pasado, cuando lo sacaste, porque pareces estar harto de vender, llevas diez ediciones y la gente habla maravillas de semejante perversión de los sentimientos humanos.

Por último dos cosas:
1- Tu libro "Viaje con Clara por Alemania" me gustó mucho, me pareció ingenioso, divertido y de gran calidad literaria.
2- Por medio de tu libro "Las letras entornadas" me hiciste disfrutar mucho con cortos ensayos literarios en modo de charla amena con un personaje imaginario y con lenguaje artesanalmente tallado, y que me pareció precioso . Leí gran parte de él en la Castilla del entrañable y extraordinario Machado. Me encantó.


LA VIDA NO ES COMBATE

 O AL MENOS YO ASÍ NO ME LA QUIERO PLANTEAR


Por el mero hecho de haber nacido. Por ser seres humanos que hemos aterrizado en un lugar donde, por mucha palabrería que nos digan los que se piensan sabios (creerse sabio en una existencia tan misteriosa como ésta, es de ignorantes), no tenemos instrucciones, y la hoja de reclamación nos la devuelve la vida cada vez que se la damos. En blanco. Y sí, he escrito esto miles de veces, pero es para convencerme a mí, pues la comida de coco del todo tiene solución menos la muerte deja demasiada huella por mucho que uno sepa que no es verdad.
       No se trata de hacer. No se trata de demostrar. No se trata de ponerse retos. No hay nada que superar. ¿Superarse a sí mismo? ¿Yo supero a yo?. Entiendo lo que quieren decir pero me parece que es un problema semántico con el que yo he tenido problemas.
         
            Por ejemplo. 

        Tengo un amigo que estuvo a punto de perder la pierna en un terrible accidente. El médico se la quiso inmovilizar. Dijo que nanai. Que antes de eso prefería que se la cortasen y que ni una cosa ni otra. Esa pierna y lo que le ha hecho luchar el conseguir andar  a mi amigo con ella(todo su esfuerzo, esas carreras en las que llegaba el último, pero eso era lo de menos, él quería correr a pesar de todo, quería vivir) le han convertido en una persona con una fuerza interna como yo no he conocido en nadie. En nadie. 

         Esta persona trabaja para los que tienen otro tipo de minusvalías. Tuve la suerte de que fuera mi encargado en un taller para gente con minusvalía psíquica. Pero no la suerte de que fuera encargado. La suerte de conocerle, la suerte de que viera en mí lo que yo no veía. La suerte de que me ofreciera la amistad. La suerte de que me quisiera cuando yo no me quería y creía que "no valía" ni la centésima parte que él. Resulta que él veía la situación al revés. El hombre acaba de inventarse un trabajo, en el mejor sentido de la palabra "inventar", para hacer bicicletas para gente con minusvalía física, y da trabajo a inmigrantes. Por supuesto, esto que debiera ser noticia grande, no sale en telediarios. Hay muchos como él. Pasan de los focos y micrófonos.. Las horas del día no le llegan para hacer todo lo que quiere  hacer.
         Repito: resulta que este hombre, cuando yo pensaba que no "valía" él pensaba que sí. Sé perfectamente que no era peloteo. Le conozco muy bien. Pero ahora pienso que él vale, yo también y también el resto del mundo. 
       Los únicos que no valen son los que se dedican a dañar al prójimo constantemente y como modo de vida; los que roban, los que violan, los que matan, los que hunden y desprecian a otros y les destruyen, los que no tienen compasión con los más indefensos. Los que llevan el mal dentro en dimensión gigantesca y que hacen el mal por puro placer de hacer mal a otros. A la cárcel todos. Allí es donde valen.

         Me refiero a otra cosa. Estar vivos, ser seres humanos y evitar hacer daño premeditado y constante a alguien ya es toda la superación. Y si hay que hacer daño en defensa propia, lo sentimos.
 Pero No tenemos que ponernos notas, no somos un producto a valorar. No debiéramos aplaudirnos cuando lo hemos conseguido y castigarnos por no haberlo hecho. ¿Conseguir qué? Es un milagro que tengamos, algunos, las necesidades básicas cubiertas, es un milagro que estemos vivos. Es un milagro que seamos. No debo exigirme cotas ni logros. No tenemos que hacer cosas para demostrar a los demás que valemos. DESDE MI FORMA DE VER LAS COSAS. No necesito "valer" para "valer" si es que se me puede entender. Mi felicidad no depende de la nota que yo me ponga cada puñetero día. No me pienso poner notas y no me quiero creer nada cuando me pongan un diez o cuando me pongan un cero. No es mi guerra. No es mi camino.
      ¿Ser útiles? ¿Somos objetos? ¿Hacer cosas?, ¿Evaluarnos? Y valorarnos según el resultado, claro; y de paso perdernos lo más importante: VIVIR. Tengo mucho cariño hacia personas que según los cánones del estúpido sueño americano, no valen, porque no hacen NADA. Sí que hacen. Mucho. Muchísimo. SON. Y viven. Y tienen que sufrir muchas veces, porque el sufrimiento viene con la vida. Que es algo que me dijo mi amigo el de la mágica pierna (como te admiro y quiero Aritz Martiarena. Zu ezagutzea bizitzan pasa zaiten gauzarik hoberenetako bat da).
     
         Yo no estoy escribiendo esto para demostrar que valgo. Lo estoy haciendo porque me sale (y necesito decir aquí una palabrota, porque ya está bien) de las pelotas. Y hago lo que me apetece, que no significa que sea un inmoral. Me apetece escribir, me apetece dar y recibir, me apetece querer y ayudar a mis padres, me apetece reír y hacer reír, me apetece disfrutar, e incluso sufrir si con ello consigo algo muy bueno para mí o para otros. Soy un hombre libre, a pesar de las inevitables limitaciones que mi cuerpo me produce, a pesar de los dolores.A pesar de que los neurotransmisores me hundan a veces en el agujero. Y a pesar de que la ira me ataque haciéndome daño enorme y pudiéndolo hacer de rebote al que esté al lado. Cada siete días me pasa últimamente. Pues me meto en mi habitación y grito, o me machaco en la estática, o me machaco la nariz ante el espejo. O pongo música.
         
          Nos han comido el coco y nos han tomado el pelo. Y encima les obedecemos. Necesitan que creamos tonterías para que el chiringuito funcione. Me niego.
               
        El único esfuerzo que deseo hacer, lo único para lo que quiero poner voluntad o "superarme" es  para desengancharme de la cultura de las metas (y cuando llegas a esa meta, más metas, y más retos, y más metas;  y todos los días dependiendo   del auto-examen; no se trata de luchar; si vives y te aceptas, aunque no hagas NADA, ya estas haciendo TODO).
     
         "Pero es que no hace nada, está todo el día metid@ en esa tontería que no sirve para NADA."  ¿Y a ti qué te importa? No puedes quererla como es porque tienes dentro el dispositivo de cumplir, hacer, merecer, puntuar, conseguir. Y ves que a veces no puedes, porque es que además, por si no te hubieran exigido demasiado, tú sigues exigiéndote más. Y no soportas que esa persona no haga lo que tu te exiges de forma alocada. Déjale en paz, por favor, y practica el respeto y la tolerancia con las que se te llena la boca cuando hablas de forma solemne.

         Somos seres humanos, cuya única y más vital tarea es VIVIR. Si por medio de ello conseguimos HACER COSAS, genial, pero que eso sea una consecuencia, y si nos sale. Nunca una prioridad. La prioridad es VIVIR y lo estáis haciendo TODOS muy bien. Que yo sepa respiráis y muchas veces disfrutáis. Nunca me cansaré de presentar este punto de vista.

      CADA PERSONA ES UN CASO DISTINTO, CADA INDIVIDUO VALE POR LO QUE VALE, SI A ALGUNOS LES VA MUY BIEN EL ROLLO DE MARCARSE RETOS Y METAS Y OBJETIVOS GENIAL. SI OS HACE BIEN NO TENGO NADA QUE DECIR EN CONTRA. 

PERO NO ME SIGAIS VENDIENDO LA MOTO.

     

martes, 21 de febrero de 2017

PROBLEMAS PSICOLÓGICOS Y MEDICACIÓN PSIQUIÁTRICA

Desde que no trato de solucionar mis problemas psicológicos más agudos por medio de la razón, algunos de esos problemas se solucionan solos. Y otros por pura intuición psicológica, sin teoría muy concreta.
Otros problemas seguirán sin solucionarse, pues son los derivados de un carácter X, y que todo el mundo tiene. Ese carácter con esos problemas y limitaciones que provoca, quiero decir. Se trata de aceptarlas. Y de cambiar la personalidad aceptando las cualidades y defectos del temperamento. Moriré sin ser humilde, pero habré trabajado mucho el orgullo para rebajarlo a lo justo.
Cuanto menos te violentas a cambiar, más cambias. Pero que nadie busque nirvanas totales e imposibles. Hay libros de auto ayuda y de auto realización que dicen que vivir sin sufrir es posible. Lo siento, pero no es verdad: Pero si hasta el mismo Buda dijo que había que querer nuestras imperfecciones sin luchar contra ellas. Una de las imperfecciones es el terrible dolor físico, o la depresión provocada por el mal funcionamiento de la serotonina. A veces es al revés pero no siempre. Pero hay que aprender a sufrir aprendiendo de ese sufrimiento que viene, aunque sea sólo para sufrir cada vez menos. Utilizar el sufrimiento como una lección de la vida hacia la positividad, a pesar de la inevitable parte negativa que está en todo y todos. Se trata de reducirla al máximo.

Mi pareja pasó veinte años en el infierno de la depresión; desde que empezó a tomar litio es la persona más equilibrada de todas las que conozco, la que mejor me ama.
Decir que las pastillas hacen más mal que bien, en casos patológicos, es jugar con fuego (y si no que alguien se entere de lo que le pasó al batería de "Los piratas" cuando su psiquiatra le suprimió toda la medicación), y muchas veces no es cierto, pues llegan a salvar vidas o evitan un internamiento en un loquero de por vida.
 Decir que las pastillas son malas por sus efectos secundarios, es como decir que la aspirina no debe de tomarse por efectos secundarios. Mejor pasar
terribles dolores de cabeza que efectos secundarios, claro.
Decir que no hay que tomarlas porque las farmacias y laboratorios se forran con nosotros es tan absurdo como decir, tal como bien señalaba un amigo mío,
que no debemos encender la luz pues gracias a ella se forran y hasta se corrompen éticamente (no legalmente claro, todo controlado) los lobbys que trabajan al respecto de la luz eléctrica. 
Feliz tarde a todos. Aquí en Donostia San Sebastián hace frío pero está soleado.

Os deseo el sol dentro de vosotr@s


jueves, 16 de febrero de 2017

GARI

 Gari: Asko arriskatu dezu zeure lanaren estilo guztiz berriarekin, Eta nire gustuarekin asmatu egin duzu berriz. Ez da amaiera-rekin pixkat deskolokatuta geratu nintzen.
Zure rockero garaien jarraitzaileak bizkarra ematearen lekuan jarri zara, eta batzuk, orain, Gari aspergarria omen dela diote. Musikak tonalidade asko ditu, jendeak ez du sakontzen, lehenengo akordeekin geratzen da, baina zeure azken kantak entzuten ditudanean gauza bat argi dago: musikaz ezin zerala separatu, eta ez zenuen zeuk aukeratu musika, baizik berak zu.
Uste det bizitzaz geiho eta lasaiago gozatzen dezula eta orain dela bi urte etorritako umeak, zeure ibilibidea eraldatu duen moduan zeure musika ere. Oso polita. Jendeak prejuizio asko ditu eta autore bat enkasillatzen du. Zorionak arriskatzeagatk eta zeure kasillatikan ateratzeagatik, zeren oso polit geratu zaizu. Y a los rockeros por el rock, cavernicolas de los cojones siempre con los stones, como si no hubiera más, qué se les va a hacer.

Besarkada.

Y NADA MAS

Uno simplemente escribe. No sabe nada.
En momentos cree saberlo. Cree que ha encontrado llaves básicas para ser feliz.
Y luego llega cualquier tipo de realidad, y todo lo estropea.
En forma de enfermedad o de crisis vitales brutales.
Y por fin duerme, tras dos días en que todos los esquemas se le rompen.
Y tiene que cambar de rumbo.
Pero tiene que ser ese rumbo el que le indique, cada día, hacia donde ir.
Porque cuando hizo cambios radicales en el pasado, todo se paralizó.
Entonces lo que queda es,
La vida,
 Y no sabemos lo que es, eso, la vida, cómo es, qué es o por qué es, sin instrucciones,
Pero cualquier libro te dirá que las tiene y que además tiene la solución, y el autor del libro, dirá,
No sois felices porque no hacéis las cosas como yo; estoy seguro de que no se libra, y yo no tendría muy tranquila,
la conciencia.
Quienes algo me enseñaron lo hicieron con sus hechos, no con palabras.
La vida que  tenemos en nuestro interior,
La vivimos, no hay otra opción, salvo salir por la puerta de atrás, dejando atrás cuestiones morales.
A veces decimos mundo, en vez de vida,
Y no sabemos el por qué de un dolor del que no se libra ni el apuntador,
Y podemos intuir algo,
Y podemos querer que las cosas sean de una forma  maravillosa,
Pero la vida no atiende a nuestras razones o deseos en muchas ocasiones.
Se trata de seguir ordinariamente, se trata de saber que uno hoy ha dormido y que ayer estuvo
hecho pedazos.
Y nada más.

domingo, 12 de febrero de 2017

EL MUNDO ES ASI


   Tiene narices la patología humana. Pensemos en el fútbol. Todo el mundo está eufórico porque su equipo ha jugado muy bien y ha ganado un partido y va cuarto en la liga. Cualquier sábado. Imaginemos que el miércoles tiene que jugar un partido de copa. En casa. Y ese miércoles, un equipo de categoría inferior deja al súper equipo del sábado, en supuesto ridículo. Un cero a cuatro, a favor del equipo inferior. El fútbol es así y La vida es así, por lo visto.

   Porque dentro de ese "así" estamos todos, unos a cierto grado y otros en grado mayor. El equipo y sus jugadores ocupan media portada sensacionalista de triunfo y euforia en la portada dominguera de un periodico que se dice serio (estoy hablando en ejemplo, cuidado, pero ocurre, ocurre); y ese periódico se dice serio a pesar de ocupar más de media página con la foto de unos simples futbolistas y el triunfo y la victoria y que vivan nuestros colores, y se dice así de serio muy  a pesar de mostrar "eso" en una portada, donde, un poquito más abajo, informará de una catastrofe o guerra, con cientos de muertos. Un recuadro pequeñito. Si midiesemos la importancia por espacio ocupado, los muertos ajenos y lejanos no son importantes; o lo son mucho menos que el fútbol. Aunque si los muertos fueran "nuestros", entonces sí, entonces es terrible y hay que tomar medidas y nos han declarado la guerra y somos víctimas siempre y todos somos, según el periódico, o mejor dicho, sus creadores de opinión, esos muertos. Pero como los muertos no son nuestros ese domingo, no pasa nada y tenemos que estar contentos porque nuestro equipo ha ganado y eso es fundamental para la humanidad.
      La portada del jueves quizá es ocupada también por el equipo. Cero a cuatro. Aquí ya todo es lo contrario. Los jugadores aparecen con la cabeza agachada y habrá alguna palabra parecida a "desolación" "confusión" o "no supimos digerirlo". "Todo salió mal". La euforia de cuatro días antes parece quedar a años luz en el tiempo y ya no somos grandes, se acabó; y ahora lo que hay que hacer es lo que dice mucha gente, pues todos sabemos mucho, y los "especialistas" analizarán en multitud de páginas y en programas eternos de radio, o en muchos minutos de televisiones locales, lo grave de la situación señalada por el cero a cuatro. Todos saben y sabemos. Todo es preocupación y análisis. Todo es importante.
        Estamos hablando de FUTBOL. Estamos hablando de que el periódico más vendido de España suele ser futbolístico. ¿Estamos cuerdos?
        Quizá se piense que no hay que mezclar cosas, y con razón. Pero las voy a mezclar. Los medios de comunicación desean que vivamos pendientes de ellos, de lo que ellos dicen que es verdad, de la confusión que crea audiencia y dinero publicitario, de los gritos y de lo que es trending topic y es muy grave un día, para que todos lo olvidemos en un par de días, por otra cosa también muy grave, todo es impactante, todo es increible, todo es importante. Quieren que vivamos en caliente y que bebamos cerveza mahu, porque la toma gente muy interesante y nosotros lo seremos si la tomamos y es que casera cola es ASI.  Y eso lo sabemos todos muy bien, porque  la propia vida,  también es así y no queda otra que aceptar que es ASI.
         Yo creo que no tenemos ni puta idea de lo que es ASI.

Y además yo no debiera haber escrito esto, porque no hay que criticar y porque yo también soy incoherente y porque todos tenemos contradicciones y debemos de ser humildes y diplomáticos y conciliadores. Es cierto, no debería haberlo hecho. Todo controlado.